Site Loader
INSCRÍBETE AQUÍ
Viña del Mar - Chile

Makers,

Mientras nos mantenemos viviendo una nueva realidad, a la cual nos vamos adaptando con el tiempo, hemos sido testigos de cómo el mundo ha tomado una actitud maker para poder presentar soluciones a una situación que hoy nos apremia a nivel global, como es el COVID-19.

La confección de mascarillas, de los más variados tipos, junto con los escudos faciales han gatillado el espíritu de “querer hacer” de muchos en sus hogares, poniendo de su parte para dar respuesta a una creciente necesidad de protección a este virus.

Makers de las más distintas partes del mundo se han reunido para compartir sus ideas e innovar, generando propuestas de valor, no sólo destinadas al ámbito sanitario, pero en múltiples otras áreas.

La educación hoy vive una revolución, forzada, pero que ha llevado a los docentes a transformarse en makers para crear nuevos contenidos y formas de entregar su conocimiento a través de plataformas virtuales, llegando en muchos casos a incluso más alumnos de los que habitualmente tienen dentro del aula.

Pero sin duda, uno de los hitos más relevantes dentro de los últimos días guarda relación con la ingeniería y el espacio. Me refiero al Dragon de SpaceX, el cohete que despegó el pasado sábado desde Cabo Cañaveral y llegó a la Estación Espacial Internacional al día siguiente, conectándose a esta de manera autónoma, es decir, sin intervención humana. Durante ese fin de semana pudimos apreciar grandes avances tecnológicos: desde las pantallas para el monitoreo y control del Dragon, muy diferentes a las utilizadas hasta hace algunos años en los transbordadores espaciales; el sistema de conexión autónomo a la estación espacial, de todas maneras una proeza de la automatización; el aterrizaje del cohete de manera totalmente autónoma en una plataforma, también autónoma, flotante en el oceáno (y su regreso a puerto), la segunda proeza de la automatización; los trajes de los tripulantes, que presentan mejoras considerables con respecto a las versiones anteriormente utilizadas por la NASA; y un sinfin de detalles que marcan verdaderos avances en el ámbito de los viajes al espacio.

Pero no es todo esto lo que hace de este hecho, un hito Maker, es el proceso que permitió llegar hasta ahí. Años de trabajo, ensayos, pruebas y fracasos. El poder aprender de aquellas ideas que no funcionaron y de aportar con nuevas, el poder reponerse ante la adversidad y seguir adelante para alcanzar un sueño y trabajar, con constancia, esfuerzo y dedicación. Son esos los factores que hoy tienen a dos astronautas en el espacio y que estarán allá por cerca de 100 días más.

Son esos factores los que hoy alimentan a la comunidad Maker de nuestro país y, en especial a nuestra región, donde nos reinventamos, los que quizás no lo eran, hoy lo son y juntos, en comunidad, colaborando, buscamos alternativas para poder aportar con nuestro granito de arena a este gran desafío que se nos presenta.

Peter Roberts

Director Maker Weekend Viña

Post Author: Natalia Fierro